Para los oídos despiertos a cosas nuevas.
Para todos los que dicen que ya no hay nada bueno.
Para los que quieren conocer o recordar.
Humildes opiniones a cargo de un servidor.
Bienvenid@ a mi blog

20 de julio de 2014

Heladeros en la playa y en el Mundial



Siempre está bueno que las bandas tenga una estética. Una estética que vaya más allá de sus canciones o composiciones. Que se vea reflejada en vivo. Es otra manera de llegar al público supongo. Algunos elijen pintarse de determinada manera. Otros eligen cuidadosamente su vestimenta. Mientras que otros prefieren un estilo más desfachatado. Pero creo que es en los pequeños detalles donde está la cuestión. Una serie de gorritos rojos podría ser suficiente. Sino pregúntele a Los Heladeros del Tiempo.
Los Heladeros del Tiempo. No estoy hablando de un sindicato de Heladeros o algo parecido. Me refiero a la banda comandada por Frankie Langdon (ex Don Adams) en guitarra y voz, que es acompañado por Dante Violanti y He-Man Garrido en guitarra y coros, Juan Ignacio De Abreu en bajo, contrabajo y coros y Maxi Lazbal en batería y coros.
Frankie, se aleja un poco de aquel rock cercano al “and roll”, de guitarras eléctricas (que supo contar con el apoyo y colaboración de el “Zorrito” Von Quintiero) en aquellos primeros discos de Don Adams, para meterse de lleno en el mundo de las canciones, acercándose a un estilo un poco más “ochentoso” si se quiere. Para cantarle a el amor, la playa y el fútbol.
Desde que salió el primer simple “Muñeca” (2010) con cuatro canciones, queda marcada (en la arena) la senda por donde iban a transitar Los Heladeros.
Arreglos de voces que recuerdan a Beach Boys, cuerdas de nylon, percusiones suaves. Todo eso se puede escuchar en el primer larga duración “Espuma Libertad” (2011) que contó con la producción de Bambi Moreno Charpentier. Temas como “Muñeca” (“solo quiero que una muñeca, me de la mano…”) sin duda una canción de amor bien playera; “Hoy” (“Hoy es un día para que te olvides de todo, y que me vengas a buscar”), otra canción de amor que suena como un pedido y una declaración al mismo tiempo; “Santo remedio”, una reflexión sobre algunos aspectos de la vida desde un punto de vista inocente pero punzante a la vez. Muestran una conexión bien armoniosa en todo el disco donde se combina el verano, el agua salada y Jack Coustou.
Después vino el EP “Marina del Rey” (2011) con 7 canciones (lados B del disco anterior) y un último EP “Altura Crucero” (2012) también con 7 canciones para completar esta trilogía de iniciado con su primer disco.
Tiempo después ya se empezaba a palpitar el Mundial de Futbol Brasil 2014 y así empezaron a aparecer recuerdos, sensaciones y después vendría lo de siempre: Grandes jugadas, goles, lesiones, gambetas, rabonas, ilusiones, nervios, penales, atajadas increíbles, faltas, tarjetas, empates, victorias y también empates. Todo eso pasó en un mes. Y pasa una vez cada cuatro años. Todas esas emociones quedan perfectamente reflejadas en su nuevo disco. “Mundial” (2014).


Parece que Frankie tuvo en algún momento la idea de hacer un disco dedicado al mundial y tenía algunas canciones guardadas, y qué mejor época para ponerse a trabajar en ese proyecto. Esta vez con producción del propio Frankie y Emiliano Sassal.
Un proyecto que está pensado en cada detalle. Desde las letras, hasta el arte del disco (incluye las clásicas figuritas mundialistas para pegar). Desde el número de canciones (11 por supuesto) hasta los invitados. Porque además de las canciones impecables del disco, como por ejemplo la galopante apertura con “En el fondo somos arqueros” (“…porque atajamos penales todos los días”) o la confesión amorosa en “La final” (“Que baje la luna hasta el mar no es suficiente, quiere una copa mundial, barriletes y cometas”) o la sentimental y (por lo menos en lo personal) la que más refleja la idea del disco “Las emociones del mundial” (“pero si vos no estas, el equipo juega sin diez); por solo citar algunas, cada canción cuenta con un invitado de lujo y encajan a la perfección con cada tema. Manuel Moretti, Palo Pandlfo, Rubén Rada, Marcelo Moura por mencionar algunos nomás, ponen su voz en estas canciones con mística mundialista (del ’86). 
Con dos impresionantes discos Los Heladeros del Tiempo ya se hicieron un lugar. Con sus canciones y alegría contagiosa. Rock sensible, en calidad de súper 8 como lo definen ellos. No queda nada más para decir, solamente tirarse al solcito y poner Play.

 "Muñeca" - Los Heladeros del Tiempo

19 de enero de 2014

Un pintor con su banda de juguete



Hay veces que en determinadas canciones, a uno le llega primero lo musical y después la parte letrística, por así decirlo. A veces sucede al revés. Muchos músicos cuando hablan de su manera de componer, mencionan estos aspectos. Mientras algunos componen determinadas melodías, para luego buscar las palabras que se amolden a ella. O que queden simplemente así, sin un mensaje directo, en forma de palabra por lo menos. Otros escriben algunos versos para luego buscar la melodía que la acompañara. En esta oportunidad, cuando los escuche por primera vez, sus letras fueron las que despertaron mi interés por esta banda. Miro y su Fabulosa Orquesta de Juguete. Sí, no me equivoque, ese es el nombre. No estoy hablando de una banda de muñequitos infantiles de esas que animan fiestas de cumpleaños. Sino de una banda platense que dejo algo más que algunos discos grabados, en lo que es el movimiento musical actual.
Ramiro García Morete (voz líder y guitarra) es quien está al frente de este proyecto (además de tocar también bajo el seudónimo de El Míster como otro proyecto que lidera). Autor de muchas de las canciones. Canciones que empezaron a surgir, mucho tiempo antes de que surgiera la banda. Un proyecto musical de esos con muchos integrantes donde todos se acoplan entre sí, para dar forma a las canciones y ninguno queda desubicado.
Lucas Gregorini (Guitarra y coros), Joaquín Inza (Batería y percusión), Flavio Mogetta (Bajo), Lautaro Barceló (Guitarra y coros), Juan Artero (Teclado) y Pedro Bedascarrasbure (Guitarra) son quienes completan este proyecto. Proyecto que como se puede ver, está bien armado musicalmente también.

Es como si estuviésemos escuchando al Calamaro mas folk o al Dylan más “calamaresco” o el de los primeros discos. Aunque según él “el Míster es el que más se parece a Dylan”. 
“Los Caminos” (2010) fue el primer álbum, editado (al igual que todos sus discos) por el sello independiente Uf!Caruf!, donde “Canciones que nadie escucha” o “Muchachos” (aquella letra casi de despedida donde se repite “ya saben no es de hombres/hablar porque si”) son las que se destacan entre las 13 que forman parte del album. Canciones que son interpretadas por Ramiro, con su voz tan particular, además de toda su troupe que cuida cada detalle para una interpretación impecable. Aquí podemos encontrar rock, folk, noise, pop, y hasta ese género que dio en llamarse “nueva canción”.
Después vendría el EP “Míster y el Ejército del Dolor” (2011) y el más reciente es “La Humanidad” (2013), donde hay una pequeña vuelta de tuerca dentro del sonido de MYSFOJ. Aquí sumado al ya clásico sonido que venían trayendo en sus canciones, hay más arreglos y más presencia de máquinas (como se aprecia en la voz robotizada de “Bariloche” por ejemplo). Lo que lo hace un disco totalmente innovador respecto a los anteriores. Demostrando que no son una banda que se queda quieta. Y que Ramiro tiene mucha más poesía para mostrar. Así se escucha en “La humanidad” que da título al disco (“Tiendo a creer que si elegimos todo el tiempo/entonces nunca elegimos nada”) o “Epifanía #32” (“guerrero que no sabe ser/ más fuerte ni sabe ser débil/finalmente acaba derrotado”).
Pocas son las veces que se encuentran artistas tan versátiles y con tantas ideas para mostrar. Música. Instrumentos. Bariloche. Poesía. Pintadas musicales. Colores hechos canción. Y por qué no sentarse en la playa, mirando el mar (o el río) y escuchar esta excelente banda.

"Bariloche" - Miro y su Fabulosa Orquesta de Juguete

5 de enero de 2014

Esas cosas que empiezan a sonar



A los 12 años mientras muchos están (o estamos) juntando figuritas. O cundo las chicas ya empiezan a pensar en su fiesta de 15. Cuando las chicas juegan al hockey después de la escuela y los varones al futbol en el campito. Ahí cuando empieza la adolescencia o la pre-adolescencia. Barbi Recanati y Larry empezaban a gestar un proyecto. Una banda de rock en su caso. Algo que más adelante pasaría a llamarse Utopians. Cosa rara dentro del rock, donde recién a los veintipocos los músicos comienzan a formar grupos. Pero ya en esa época ellos querían formar una banda de rock. Querían sonar como esos discos que ellos escuchaban. “Habíamos pegado una fábrica abandonada que estaba en remate judicial y nos instalamos ahí. Y ensayamos durante años: nos rateábamos del colegio para ir a tocar. Afuera había un mundo adolescente que no sabíamos que existía” comentaba Barby en una entrevista con la revista Rolling Stone.
Se puede decir que recién en 2005 se forma concretamente Utopians, con Barbi Recanati en Voz y guitarra, Larry en Batería, Gus Fiocchi en Guitarra y Mario Romero en bajo. Y ya en los primeros años giraron por muchos lugares del país de manera autogestionada.
Quizás algo interesante es que en el 2007, Barbi se fue Europa y se la paso tocando por distintos lugares nada más que con su guitara acústica. Esa influencia europea (londinense más precisamente) se vería reflejada años después en los discos que vendrían.
Y así como en su momento Sumo, era una banda que cantaba en inglés en un momento donde el rock nacional estaba haciendo muchas producciones en español y una “defensa” de este idioma, en una época bastante particular para nuestro país, allá por principios de los ’80. El primer disco de Utopians “Inhuman” (2008), que fue editado de manera independiente por el sello de Detroit No fun Records y el sello “Ganjas” de Chile, contiene sus 11 canciones interpretadas en inglés. Claro son distintas las épocas y no vale la pena ponerse a comparar. Más allá de que comparten con Sumo algo más que el idioma de sus canciones, por lo menos en este disco.




Es que así eran sus influencias. Un hard rock bien potente. Con guitarras arrasadoras y bases bien marcadas. Sumados a la voz de Barbi desgarradora por momentos, suplicante por otros.
Ya en “Freak” (2010) también editado de forma independiente por la banda, la cosa cambia un poco. Aparecen temas en español como “Come Baby (en Berlín)” o “Allá Voy” (un excelente tema con una apertura con guitarras bien armónicas, sumadas a una bata y un bajo que acompañan la melodía con un pulso perfecto). Lo que muestra que son capaces de mostrar la misma adrenalina en este idioma. La reminiscencia a Patti Smith es casi inevitable, sobre todo en este disco.
Después llegaría “Trastornados” (2012) junto con el ingreso a PopArt, un disco con 11 canciones, esta vez todas en español. Y es ahí donde muestran la capacidad compositiva que tienen, en letras como “Trastornados” o “Esas Cosas” donde exponen conceptos como “los fantasmas de la infancia” o aquellos “héroes” que van surgiendo a lo largo de la vida. O también “No estamos mal” donde, según Barbi, cuenta como eran aquellos primeros años, cuando hablar de rock era cosa rara para esa edad (“qué más da de letras/si de Beatniks y poetas/ellos nunca entenderán”).
Y acá es donde vienen la participación como teloneros de The Cure, en su última presentación en Argentina y también las giras por Berlín, Londres, Chemnitz, Norwich, Madrid, Barcelona, Bilbao, Bordeaux, Paris, Santiago de Chile, Montevideo y gran parte de Argentina.
Un rock potente. Adrenalínico. Con letras bien concretas. Hard-Rock. Rock duro. Ideal, por qué no, para poner en play en el reproductor, calzarse los auriculares y encarar derecho para la playa por alguna ruta.



 "Alla Voy" - Utopians

2 de enero de 2014

Tómalo o Déjalo




Todo artista una vez que ha transitado un largo camino deja su huella. Deja en la gente o en el “inconsciente colectivo” algo que va a quedar grabado. Sería en vano ponerse a mencionar cuales son esos artistas, podría olvidarme de alguno y pecar de olvidadizo. Todos los conocemos, sabemos quiénes son. Pero también hay otros que no son tan conocidos, o por lo menos no por muchos, como esos otros. Pero que también dejan algo marcado en cada uno. Con nada más que un puñado de canciones. Es decir, cuando estas bandas dejan de estar en escena (porque van a seguir existiendo) nos dejan un montón de pensamientos, frases, ideas, etc. (cada uno tendrá las suyas). Y obviamente, también, sus canciones para escucharlas siempre.
De alguna forma Diego Fares (guitarra), Federico Cabral (voz), Juan Ignacio De Abreu (bajo), Nicolás Moauro (batería), Patricio Pérez Ortega (teclados), Román Montanaro (percusión) en un primer momento y más adelante Santiago Zárate (reemplazando a De Abreu), Francisco Brisioli (en lugar de Pérez Ortega) y Nicanor Ramirez Araujo (en el puesto de Moauro) dejaron un puñado de canciones en el inconsciente de muchos. A ese proyecto lo llamaron Sancamaleón.
Así en el año 2001, y de manera independiente editan un EP homónimo, con 5 temas y además filman un videoclip “El camino” para empezar a meterse en la escena de ese tiempo.
En el 2002 editan otro EP, esta vez grabado en vivo, “La Venganza de la Pachamama”, producido por Román Montanaro y en el 2003 son invitados para tocar junto a La Vela Puerca en Cemento (Bs As). Ese mismo año  realizan su primer show solos en éste lugar.
En 2003 registran, también  en forma independiente, lanzan su primer larga duración: "Cancionero para niños sin fe", producido por Hernán Bruckner (Árbol). Aquí hay temas como "La patada", “Mi chica Peruana” o “Sambódromo” donde se empieza a vislumbrar lo que ellos bien definen como “rock bailable y poderoso”.


Luego de hacer algunas giras por el país, sale "Polenta" (2007), con producción de Goy Ogalde (Karamelo Santo, La Peña Pop). Con temas como “Una flor” (“nadie va a venir a buscarte no, tenés que salir vos/no hay explicación, lo único importante es lo que haces”) o “Baila mi vida” (“este momento/es todo lo que tenemos/el futuro es tan incierto/pero esta noche es para siempre”).
Y posteriormente, en 2010, editan “Afuera”, producido por El Chavez y habilitado para la libre descarga desde su página. Con arte de tapa bastante interesante, distinto a cualquier disco que andaba dando vueltas por esos días. Acá se pueden escuchar “Todos los caminos” (hermosa canción donde muestran lo poderosos que pueden ser a la hora de componer) o “Tormenta Africana” (uno de los temas con más fuerza del disco).
En diciembre de 2011 anuncian (lamentablemente), con un show de despedida, la disolución de la banda. "Vamos a parar por un tiempo que no podemos precisar, pero lo hacemos con alegría y orgullo". 
Una banda que decidió transitar por el camino de la independencia, demostrando que también se puede hacer carrera. Sin ayuda de las grandes discográficas. Con una capacidad artística, que se vio reflejada en sus melodías, sus letras, sus videos y sus discos. Dejando canciones que van a quedar rodando por un tiempito largo.

"Todos los caminos" - Sancamaleón