Para los oídos despiertos a cosas nuevas.
Para todos los que dicen que ya no hay nada bueno.
Para los que quieren conocer o recordar.
Humildes opiniones a cargo de un servidor.
Bienvenid@ a mi blog

21 de julio de 2015

Rock al frente



La variedad de estilos en la música es muy amplia. Tan amplia que dentro del rock podemos encontrar varias ramas. Ramas en el sentido de distintas maneras de interpretar, pero con una misma concepción. En este blog trate de demostrar eso muchas veces. Este es otro caso. Un género que quizás no es tan comentado (por lo menos por acá), pero que igual tiene mucha fuerza y se escucha.
En la ciudad de Santa Fe también existen muchos artistas o grupos que demuestran esta variedad. Aquí mencionamos en diversas oportunidades algunos de esos artistas santafesinos. Por suerte siempre siguen apareciendo nuevos talentos con ganas de mostrar su arte. Y también otros que empezaron hace un tiempo y vienen rodando desde hace rato. Aprendiendo cosas nuevas para superarse a través de los años. Y lo que es más importante, nunca pierden las ganas de tocar y la energía que ponen para su música. Su arte. Como Hormigón Armado. Una banda que hace 8 años muestra un rock duro desde la ciudad de Santa Fe a quien quiera escuchar.
Formados en Santo Tomé allá por el año 2007 con Otto Schmidl (voz), Helmut Schmidl (guitarra), Pablo Quijano (bajo), Juan Obeid (batería) y Mauro Magani (guitarra). Las influencias de Hermética y Almafuerte se hicieron notar desde un principio, pero empezaron a aparecer las canciones propias y empezaron a forjar su camino.
Los cambios de formación se fueron sucediendo mientras la banda seguía creciendo. Así es como se fue Mauro, para transformarse definitivamente en un cuarteto. Posteriormente tras la partida de Juan Obeid, se sumaría en batería Lucas Patiño agregando a su vez coros en algunas canciones, que eran aportados por Pablo y Lucas, para lograr un mejor trabajo vocal.
Más tarde se iría de la banda Pablo, y sería reemplazado por Pablo Jaimet (actual baterista de Patada) y algunos meses después Pablo dejaría el grupo para dedicarse a otro proyecto. Es así como entra Fiorella Rivero para darle forma definitiva a la banda. Tal cual la conocemos ahora: Otto Schmidl (voz), Helmut Schmidl (guitarra y coros), Lucas Patiño (batería y coros) y Fiorella Rivero (bajo).




En 2010 grabaron, en su sala de ensayo, su EP “Prefacio” con cuatro temas, donde la calidad de grabación no es muy buena, pero se nota la garra y amor que tienen por la música que hacen. Es que a veces no se necesita tener discos grabados para mostrar el sonido de una banda. Porque Hormigón Armado es una banda de esas bandas que vale la pena escuchar en vivo. Si, es cierto que siempre es bueno escuchar las bandas que a uno le gustan en vivo. Pero en los recitales de HA, es donde se siente la fuerza y la contundencia de sus canciones. Los vemos en su máxima expresión. Las guitarras filosas, los bajos potentes junto con las baterías que no necesitan de micrófonos para ser escuchadas.
Ya sea con “Perro Hiena” (la historia de un perro del barrio) o “Su vivo destino” Con una intro de guitarras emulando el arranque de un Torino.
Pero si se trata de entender el sonido de Hormigón Armado, hay que escuchar “Animal en Extinción” (“tan loco no estoy, soy un animal en extinción”) o “Desigualdad” ambas con letras que cuestionan la sociedad en la que vivimos. Pero lo que pone énfasis en el mensaje, son sin dudas los riffs, que son acompañadas de bases precisas, para dejar desplegar la voz de Otto en su máxima expresión.
HA nos muestra que todavía el rock más clásico sigue vivo y está en todas partes. Acá en Santa Fe también. Es en el vivo donde las bandas tienen que demostrar su fuerza y Hormigón no solo lo logra sino que además supera las expectativas de cualquiera, mostrando su firmeza sonora.
Así que ya saben, si escuchan por ahí que va a tocar Hormigón Armado, vayan preparando los oídos y diría también las piernas, porque también resulta difícil quedarse parado en el lugar. Pero sobre todo vayan a verlos. Vale la pena. Ya lo dijeron ellos: “las guitarras vienen sonando desde el limbo, el bajo y la batería truenan como aquel antiguo ritual, y se fusionan esta vez, mostrándome que este tiempo ya pasó”.


Animal en Extinción - Hormigón Armado

7 de julio de 2015

Viento, Fuerza, Tronador



Buenas. Aquí estamos de nuevo. Retomando la actividad. Quizás a partir de ahora más periódicamente, quizás no. El hecho es que estamos de nuevo.
Siempre dije que uno de los objetivos de este blog era la difusión. Difundir músicos, discos, artistas. La difusión de música. Artistas que no suenan mucho en las radios (por suerte en algunas sí). O que no vemos la ciudad empapelada con sus caras. Son artistas que eligieron el camino de la independencia. La independencia artística. Por una cuestión de poder elegir sus propias reglas. O porque se sienten más cómodos así. O por algún otro motivo. Cada uno tendrá sus razones.
También comenté en algunas oportunidades las “dificultades” (si les podemos llamar así) que se les presentan. Como por ejemplo donde vender sus discos. Un disco lleva mucho esfuerzo. En todo sentido. Y creo que es gratificante para un artista poder ofrecer su obra y que los demás puedan disfrutar de ella.
La banda en cuestión es El Tronador. Una banda que con sus idas y venidas no deja de crear canciones hermosas. El Tronador es: Marina Fages (voz, guitarra, clarinete) Lucy Patané (guitarras, banjo y bombo), Martin Delassaletta (contrabajo), Mene Savasta (voces, melódica, flauta, caja y cosas) y Santiago RS Martínez (synth). 
Es difícil que con semejantes componentes pueda llegar a fallar un proyecto de estas características. Anteriormente en otros posteos, ya hablamos de Marina Fages, su carrera solista con dos discos editados, o el dúo formado con Lucy Patané, con un disco genial incluido (“El Poder Oculto”). Lucy Patané quien también forma parte de Las Taradas, La Cosa Mostra y la banda de Diego Frenkel y también fue parte de Panda Tweak. Pero Marina y Lucy tienen algo más en común que proyectos musicales. Ambas son 2 de las socias de ese lugar lleno de música, llamado Disquería Mercurio. Un lugar (“atendido por sus dueños”) donde distintos músicos encontraron y encuentran un espacio donde ofrecer sus discos y donde se puede encontrar gente con mucha onda con la cual conversar de música.
Martin viene del palo del Jazz y tiene una amplia trayectoria en el género. Participando del trío de Sebastián del Hoyo, el trío de jazz DoggyStyle o Pablo Ledesma trío. También es miembro de la Big Band del Manuel de Falla.Mene forma parte de varios proyectos musicales además de investigar y producir en el campo del arte sonoro y la música experimental. Mientras que Santiago es productor y DJ.


Luego de un primer EP homónimo en 2009 llegaría, en 2011, “Viento, Fuerza Tronador” primer y único (hasta el momento) larga duración. Qué decir del disco. Ese conjunto de 12 canciones que no dejan a uno poner stop hasta que deja de sonar el último acorde.
La conmovedora voz que acompaña la melodía en “Provincia”, con acompañamiento de  banjo, es un comienzo impecable, anticipando lo que va a seguir. Las armonías llevadas por guitarras de nylon y banjos recuerdan al folk londinense más tradicional, pero con aires a zambas o valses más cercanos a nuestras tierras. Imposible dejar el pie quieto con “Australia”, único tema en inglés del disco. O casi, ya que al final se agrega una estrofa en español: “No hay nada más que viento y posibilidad. Yo solo quiero verte otra vez”. La melódica sonando de fondo es el condimento especial de la canción.
Poniéndose algo más oscuros con “Burzaco” con una intro con algunos efectos que crean ambientes pinkfloydanos que nos pueden recordar a esos primeros temas de la banda inglesa. Los juegos de voces son el aditamento principal. Como si fueran respondiéndose una con otra.
De repente aparece “Paraguay”, arrancando bien abajo y de a poco subiendo hasta llegar al estribillo, donde la voz de Marina se luce y es perfectamente acompañada por las guitarras. Después "La Montaña”, con una melodía galopante y una melódica que acompaña en un diálogo entre instrumentos que incita a moverse. Una letra de amor: “Me gusta cuando decís voy a buscarte, son palabras que hoy cobran más sentido”. Claramente uno de los mejores temas del disco. Contagia alegría y es imposible no quedarse tarareándola.
“El rio Grande” quizás la más parecida a las canciones del primer disco solista de Marina. Trasmite tranquilidad. Con apenas una impecable instrumentación suave, dándole protagonismo a la voz y un cierre con efectos de sintetizador hacen que la canción suene más psicodélica.
Y para cerrar un cover. Un cover de una banda de punk. Si, para cerrar un disco prácticamente acústico. Un cover de Eterna Inocencia. “Encuentro mi descanso aquí”. Alejada de las guitarras eléctricas, de las distorsión y de los ritmos de cuatro tiempos de la original, pero conservando la mística de la canción. Interpretada a dos veces y con guitarras de nylon y un contrabajo que le da cuerpo a la canción, para que baje un cambio respecto a la original. Y quizás algo más melancólica para acompañar esa letra que habla sobre el amor ausente: “Falta el calor. Aquí faltan tus versos hoy. Y resultan tristes los ecos que dejó tu viento ayer”. 

El Tronador es una banda que suena acústica. Dentro de tanto ruido que se escucha actualmente. Pero no por eso menos contundente. Con un claro mensaje. Logra trasmitir las sensaciones de cada canción. Trasmite tranquilidad, recuerdos, alegría. Ellos dicen suena “como tres puntas alzadas en la bruma”. Pero personalmente creo que es más que eso. Es una conjunción ideal. 5 artistas (quizás 5 puntas) que aportan lo que cada uno tiene. Para llegar a un producto final distinto. Diferente al resto. Canciones para viajar. O un viaje de canciones que está bueno recorrer.



El Tronador - Australia