Para los oídos despiertos a cosas nuevas.
Para todos los que dicen que ya no hay nada bueno.
Para los que quieren conocer o recordar.
Humildes opiniones a cargo de un servidor.
Bienvenid@ a mi blog

28 de diciembre de 2012

Aunque no lo veas, acá esta



Quietud. Un estado donde las cosas permanecen estacionarias. Algunos podrían asociarlo con tranquilidad. Con lo opuesto a moverse. Constantemente nos estamos moviendo. Vamos de un lado a otro. Caminamos. Andamos en bicicleta. Viajamos. Navegamos. Siempre nos trasladamos de un lugar a otro. A la esquina. A otro barrio, ciudad o continente. Dar vueltas, “sin moverse del lugar”, dice Guillermo Beresñak, en una de las canciones de su último trabajo. Un artista que por más versátil que sea (como lo es) siempre permanece en el mismo lugar creativo. Fiel a sus ideales. A su música. Un lugar donde sabe lo que hace y lo hace muy bien.
Guillermo en un pasado (no tan lejano) formó parte de Ante, -véase Posteo: “Dormir para mirar” (o para escuchar). En el año 2008 se une a Pablo Retamero para crear Le Microkosmos: un dúo que fusiona la electrónica con el rock y la música clásica. Grabaron dos discos en nada mas que un año: “Y vas donde sonrisas te dan esos encapuchados de un mundo nuevo” y “Remisería”. Además participo de arreglador y productor de discos de diversos artistas como Coiffeur, Juanito el cantor, El Chávez (2009) y Miss Bolivia. En diciembre de 2009, edita “En busca del beso mágico”. Y en el 2011 llegaría "Sin moverse" (motivo de este posteo).


Iniciamos el disco con ese grito agónico de la homónima “Sin Moverse”, con un tono de voz que es espectacular, para transformase luego en una explosión de guitarras (¿ceratianas?) distorsionadas y baterías galopantes en tan solo 1:20 minutos. Con sintetizadores aunque un poco mas tranquilo, “Melancolía”, refleja la idea que está en todo el disco “no me puedo dejar de mover, debiera controlar mi impulso impertinente” acompañado por los una voz femenina logran un juego de voces que la da un sentido un poco más alegre a la canción.
“Quiero saber”; loops, sintetizadores y una letra que muestra eso que nos suele pasar muchas veces… “Pasa que no entiendo que pasa cuando pasan las cosas”. Después viene “Orilla” que con melodías que recuerdan a las de Yellow Submarine,  para un poco la pelota, para tranquilizarnos y dejarnos llevar por la marea.
“…y para recuperar la calma que he perdido opto por navegar con mi lengua en tu ombligo” así es como Guillermo demuestra, en “Abrazame” que con pocas palabras, es capaz de transmitir un mensaje de amor. Luego nos metemos en “Soledad”; un verso que se repite una y otra vez, deja bien claro lo que tiene este artista para ofrecer.
Un pulso bien acelerado y una melodía acompañada de sintetizadores que invita sacudirse es “Hemos sido tan felices”. Y en la posterior “Por los días de sol” nos dice “el ruido que oí vive dentro de mí si no corre por mis venas no quiero latir “y la música comienza a invadir el tema desde los primeros minutos, hasta llenarnos completamente. Una de las mejores canciones del disco.
“Fluir” es bien intimista, y se puede dejar que la melodía nos invita a fluir. A fluir entre nuestras ideas o pensamientos, para dejarnos llevar por la excelente voz de este artista. Una canción donde los arreglos vocales están muy bien armados. Algunos loops y efectos que crean el ambiente perfecto para que este artista desarrolle toda su poesía en “Vuélvete”. Mientas que en “Vuelve a suceder” una voz, que suena como desgarradora (o suplicante), se va perdiendo dentro de la misma melodía.
Unas guitarras harrisonianas acompañan en “La luz”, y de a poco esa alegría va siendo inundada por los sonidos de fondo, perdiéndose de a poco, como para darle un cierre a este tremendo tema.
La última es “Sonrisa de cristal” donde una guitarra acústica acompaña esta canción durante los 2 minutos de duración, para darle un cierre al álbum, de  una manera que caracteriza a este artista, bien intimista.
Sin música no hay universo…” que más se puede agregar a esta frase. Está muy claro. Música es movimiento. Pero también es quietud, calma, tranquilidad. Este artista nos permite transitar (junto con él) ambos estados.

22 de diciembre de 2012

Volviendo al ruedo



Uff! cuantas cosas pasaron en estos meses. Pero finalmente pude volver a escribir. Ya más liberado de todo, prometo ir actualizando más seguido. No es fácil llevar “al día” un blog, cuando hay que llevar “al día” materias, trabajos y otras cosas (como les pasará a ustedes también).
A partir de este momento comienza la segunda temporada de este blog (o parte 2) con nuevas bandas, discos y cositas que anduve escuchando por ahí. Espero sigan disfrutando de estas humildes opiniones (o comentarios o recomendaciones). Seguiré siempre llevando adelante una de las principales premisas de este blog que fue (y será) difundir la música independiente, tanto de nuestro país como de afuera. Y también comentando algunos discos o hacer referencia a algún hecho importante dentro de la historia del rock. Muchas gracias a los que leyeron, comentaron, compartieron, difundieron, hablaron, visitaron, pasaron de casualidad, etc, este blog. Y también a los que recién se suman, espero no decepcionar. Gracias Totales.
Fernando