Para los oídos despiertos a cosas nuevas.
Para todos los que dicen que ya no hay nada bueno.
Para los que quieren conocer o recordar.
Humildes opiniones a cargo de un servidor.
Bienvenid@ a mi blog

19 de enero de 2017

Avanzando a saltos

Primer posteo oficial de este año. O el primero donde  voy a contar (o escribir) algo en concreto. Y también como hace mucho que no escribía, un posteo sobre un artista de afuera. En este caso una banda de EEUU.
Hace un tiempo escuché por primera vez esta banda y a medida que la fui escuchando me fue gustando cada vez mas. Como suele pasar algunas veces. Es algo que recomiendo. Escuchar una banda y darle un tiempo. No descartarla a la primer escucha. Sino seguir escuchando e indagando un poco más, y luego si, tomar la decisión de descartarla o guardarla y sumarla al playlist personal de cada uno. En este caso, me pasó lo segundo.
Hop Along. Ese es el nombre de la banda. Como ya dije otras veces, hablar de géneros es algo cada vez más difícil. Debido a la diversidad de estilos de cada banda y además porque siempre está demás encasillar a los artistas. Se podría decir que están, dentro de lo que otras veces mencionamos por acá, como indie-rock, pero diría que más cercanos al garage rock.
Inicialmente conocida como Hop Along, Queen Ansleis, era un proyecto solista de su cantante Frances Quinlan. Edita un disco en 2006 titulado Freshman Year. En una grabación casi casera, podemos escuchar su voz y una guitarra (más alguna sutil percusión). Canciones acústicas. Una voz tremenda que conmueve (aun para los que no entiendan del todo el idioma). Un disco de 16 canciones que puede mostrar las texturas de su voz, diferentes, pero que siempre parecen llegar al extremo. Canciones de fogón y algunos coros a lo “Give A Peace Chance”.
Posteriormente y ya como Hop Along, se incorporan a la banda Joe Reinhart en guitarra, Tyler Long en bajo y el hermano de Frances, Mark Quinlan en batería. Esto le permite llevar esas melodías de guitarra y canciones, a formato de banda de rock. Adquiriendo más potencia y de alguna manera electrificando su sonido.


Un tiempo después llegaría el debut con este formato, con Get Disowned (2012). Acá hay algunas guitarras acústicas, pero se nota que el sonido está más cuidado. Se puede escuchar a una France con una voz más trabajada desde lo melódico.
Temas acústicos, que bien podrían haber estado en el primer disco como: “Sally II” o “Some Grace”, pero con arreglos de banda, que le dan un toque rockero a las canciones. Tanto las bases contundentes de bajo y batería como los arreglos y riffs de guitarra hacen que esas canciones acústicas, suenen poderosas. Aparecen canciones que bajan un par de decibeles, como “Laments” y también hay lugar para las guitarras eléctricas “nirvanescas”, siempre manteniendo esa voz que parece desgarrarse en las notas altas.
Tres años después llegaría Painted Shut. Ritmos frenéticos y vertiginosos. Es notable como vuelcan todos los recursos disponibles, para hacer que cada canción suene más rockera.
Hay temas como “The Knock” donde claramente, creo que Frances va a perder la voz en la mitad del tema, y el final es altamente recomendado. Las guitarras pelean entre si y a la vez se van acoplando.  O  “Waitress” donde la voz lleva una melodía tranquila, sobre una base cada vez más galopante, que va creciendo a medida que avanza la canción, a la vez que la voz, va aumentando su furia, hasta llegar al final donde explotan tanto las voces como las guitarras.
Cuando escuchamos Hop Along , podemos pensar que la voz, va como desfasada o fuera de tempo con el resto de la banda. Esto genera un efecto demoledor, que le imprime a cada canción, y en si a los discos, algo diferente a lo que podríamos escuchar en otras bandas similares. Eso es quizás lo que la hace más atrayente.
Calma. Fuerza. Alegría. Rabia. Tranquilidad. Muchas emociones en tres discos. En una banda. Escuchen nomás.

"Waitress" - Hop Along

No hay comentarios:

Publicar un comentario