Para los oídos despiertos a cosas nuevas.
Para todos los que dicen que ya no hay nada bueno.
Para los que quieren conocer o recordar.
Humildes opiniones a cargo de un servidor.
Bienvenid@ a mi blog

6 de febrero de 2017

Un día escuchando al Siempreterno

Retomando una sección un poco descuidada. Los discos. En este caso se trata del disco debut de una banda nacional. El disco ya tiene unos años (salió en 2010) y fue el primero de los cuatro que editaron hasta el momento. La banda: El siempreterno. El disco: El siempreterno.
Integrada por: Midnerély Acevedo (Mimi Maura) en voz, Sergio Rotman (Cienfuegos, Los Sedantes, Los Fabulosos Cadillacs) en voz y guitarra eléctrica, Ariel Minimal (Pez) en guitarra, Álvaro “Ruso” Sánchez (Los Sedantes) en bajo y Fernando Ricciardi (Los Fabulosos Cadillacs, Mimi Maura, Cienfuegos) en batería. Nombres que quizás puedan sonar conocidos para algunos.
Punk y velocidad. Pero también algo de ritmos latinos y hasta se rozan los boleros. La propuesta de Rotman y compañía venía para sacudir un poco la estantería del rock argentino.
Desde el primer tema (o los primeros segundos), irrumpen con una inyección de adrenalina. “7 Eleven”. Las voces de Midnerély y Sergio juntas, potencian aún más la canción. Después aparece “Rohypnol” (“En un segundo le voy a explicar, que estoy haciendo lo que puedo hacer”), con un coro que bien podría sonar en alguna ópera teatral, como antesala para la voz de Sergio, que se impone apenas ingresa, sobre la lluvia de guitarras bien crudas.


También hay lugar para temas más tranquilos, cercanos al folk, como “La Vieja Casa” (donde más se nota la influencia de Mimi Maura). Una guitara acústica a la que enseguida se le suma la eléctrica, la transforman en una de las más hermosas del disco. O “Bajo este sol,” donde escuchamos la articulación entre las voces de Sergio y Midnerély al cantar: “No puede ser que esto sea amor, esta raza nunca sintió amor”.
“El siempreterno”. Sin dudas EL tema del disco. La voz de Midnerély es su máxima expresión. Un tema oscuro que adquiere su punto máximo en el estribillo. Y en el final, explotan las guitarras como peleándose entre sí. En un combo frenético, que aumenta la velocidad de la canción de 0 a 1000.
“Bebiendo ansiedad”, podría formar parte de una colección de boleros. Un tema un poco oscuro (“Si hubiese entendido aún estarías aquí, riendo en silencio entre los vivos”) donde las voces, le imprimen una emoción diferente, que hace bajar completamente los decibeles, respecto a los temas precedentes.
Y el final, como no podía ser de otra manera, es a pura distorsión. Breve, pero contundente, para un gran cierre.
Con Rotman a la cabeza, esta especie de supergrupo demuestra como todavía se puede seguir haciendo buenas canciones, con velocidad y distorsión, sin que suenen anticuadas. Un sonido moderno, para nada envejecido, muy cerca del punk, pero que se permite escaparse un poco, de los esquemas básicos. Un disco para descubrir, de una banda más que interesante.

El Siempreterno - El Siempreterno (Disco completo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario